Pura Frutta es una empresa joven que vuelve a las raíces de la actividad frutícola.

Una propuesta que combina la alimentación saludable con un producto de calidad y presentaciones prácticas con un diseño atractivo y fresco.

La historia de este emprendimiento comienza en una amistad. José, ecuatoriano y Martín argentino. José decidió realizar sus estudios en Buenos Aires. Desde su llegada siempre le llamó la atención la falta de jugos naturales, lógicamente viniendo de un país tropical como Ecuador. Por otro lado Martín, siendo del Alto Valle patagónico siempre sintió la necesidad de darle un valor agregado a la materia prima del lugar. El destino los unió en Río de Janeiro a través de un amigo en común y decidieron aceptar el desafío juntos.

Sabían que era algo difícil pero tenían un objetivo muy claro de lo que querían ser. Ese impulso, ese sueño, fue lo que poco a poco construyó la marca que hoy en día está revolucionando la industria de jugos naturales en el país.
La transparencia de la marca siempre fue una de las prioridades, querían ser fieles a sus compradores. Querían ofrecer un producto que no mienta, que no chamuye. El sueño de que Pura Frutta sea una empresa consciente, que promueva una vida saludable, deportista y ecológica.

Con el tiempo, se fueron sumando personas indispensables para lo que es hoy la empresa. Chris, diseñador, que sacó a la luz la imagen de la marca. Impronta fundamental que transmite la esencia. Marcos, economista, apasionado por la sustentabilidad y la vida sana. Clave en la organización y en darle la vuelta que le faltaba a la empresa en Buenos Aires. Armo un increíble equipo de trabajo en la Casa Pura Frutta, espacio localizado en Palermo, que nos sirve como bunker de trabajo y también para la realización de eventos promovidos por Pura Frutta

Los cuatro compartían los mismos valores de la empresa y eran apasionados por los deportes de aventura y extremos.

Comenzaron dándole un uso diferente a un envase que se usaba en Europa y además existía en Argentina para la industria del vino. El bag in box fue la solución para los primeros años, al permitir envasar los jugos sin ningún tipo de agregado. Con la propuesta de Tetra Pak, se puso en marcha el nuevo envase y la empresa dio un salto en escala.

Hoy, Pura Frutta alcanza orgullosamente un punto justo de madures. Creció y experimentó con sabores y envases. Logró tener una economía circular consciente, aprovechando los recursos y exprimiendo toda la tecnología necesaria para que la producción sea la más ecológica posible. Para crear un contenido que pueda alimentar a todos, con calidad. Fomentando el reciclaje, la reutilización y reducción de residuos.

Todo esto, con los mismos valores de siempre: que Pura Frutta sea una empresa consciente, que promueva una vida saludable, deportista y ecológica.

Start typing and press Enter to search

Carrito

No hay productos en el carrito.